lunes, 1 de septiembre de 2008

MALENA TIENE PENA DE BANDONEÓN

Este cuento (que no llega a ser mini por la extensión) fue escrito hace tiempo como "chascarrillo" para mis amigos Mexicanos y Españoles, que pretendían en un principio ( ya después hasta los fui adaptado a mi lenguaje) que entendiese sus localismos, tan rebuscados como el lunfardo con que está escrito este texto, va glosario al final:





MALENA TIENE PENA DE BANDONEÓN


Como todos los martes y jueves desde hace tiempo, Malena pasa horas decidiendo qué pilchas va a ponerse, carburando cuál cusifai asomaría la jeta por el piringundín.
Se sentía medio cachuza, le había costado largar la catrera, pero ni en dope iba a dejar su porte cajetilla de lado, no fuera a ser cuestión que los crotos le sacaran el cuero tildándola de cocoliche. Aunque pensándolo bien, esos jetones, se podían meter los comentarios en el upite.
Hoy sólo quería escabiar y olvidarse de la yeta que la tenía a maltraer. Entre otras cosas le habían llenado de humo la cocina a Ramona. Malena había junado de antemano al quía, era un lancero. Lo conocía del Bar Contursi, laburaba de alcaucil del cafiolo de las de la Avenida y choreaba a vejetes con el bizcocho Juárez. Tenía que estar colifa Ramona para tragarse el bolaso. Con lo bagayo que es, comerse que se encamaba con ella porque era un budinazo. Que se jodiera la naifa, de araca va a quedar y encima sin laburo. ¿Quién va a querer una doméstica con bombo? Malena quería farra para despejar el balero.
Cuando llegó al bar, Contursi la saludó amablemente, como corresponde hacer con toda mina que lleva briyos. Se acodó en la barra, empezó a juguetear sensualmente con sus gambas y a otear si había alguno con pinta de bacán. Ya tenía cancha para descartar malandras. A pesar de la busarda, el del jetra gris le pareció bien. Un poco de franela y a bajarle la caña. Venía de chupi y charla la cosa, hasta que se desató un batifondo infernal. —¡La yuta, la yuta! —gritaba el bramaje bajando a medio vestir del quilombo. El del traje gris la agarró del brazo e intentaron rajar. No lo consiguieron. El dueño de la busarda, andaba calzado y ella, sin documentos. Terminaron atroden.
El cana sucio, que no se había dejado aceitar por Malena, la miró: —Tenés derecho a una llamada, yegua—. Olvidando las ganas de achurarlo, agarró el tubo y marcó:

—Residencia de la familia Argerich Viel Temperley, buenas noches.
—¿Ramona?
—¡Señora Malena!
—¿El señor Arturo llegó?
—No, señora. El señor llamó hace un rato desde el Ministerio, dijo que el partido de Polo se había suspendido y que ya venía para acá. Me preguntó que había cocinado de rico, estaba muy hambriento...
—Escúcheme bien, Ramona. Cuando el señor Arturo llegue, dígale que llamé desde el Club, que el campeonato de Bridge se alargó un poco, y que me quedo a cenar acá, con Inesita Álzaga Unzué. A la pobre se le escapó el gatito siamés, su Misha, y está desconsolada... No sé cuánto tiempo me llevará contenerla. Quizás me quede a dormir en su casa. Ramona, que el señor no me espere a cenar, por favor. Que no me espere.




GLOSARIO:
Catrera: Cama./Dope: Al “vesre” (revés) pedo. Estado beodo./Cajetilla: Elegante. Atildado/Croto: Vago. Sin recursos./“Sacar el cuero”: Hablar mal de alguien./Cocoliche: Modo grotesco de estar arreglado o vestido./Jetón: Hablador compulsivo. Atropellado./Upite: Ano./Escabiar: Tomar muchas bebidas alcohólicas./Yeta: Mala suerte./“Llenar de humo la cocina”: Dejar embarazada./Junar: Espiar. Reconocer. Darse cuenta de algo./Lancero: Individuo que aprovecha cualquier ocasión para lograr una conquista amorosa./Laburar: Trabajar./Alcaucil: Chismoso. Delator./Cafiolo: Proxeneta./Chorear: Robar./Vejete: Forma despectiva de decir persona mayor./Bizcocho: Bizco./Colifata: Loca./Tragarse: Creer./Bolaso: Mentira./Bagayo: Mujer fea./Encamarse: Tener un encuentro sexual en la cama./Budinazo: Mujer joven y bonita./Naifa: Mujer./“Quedar de araca”: Quedar abandonado sin el beneficio esperado./Bombo: Panza de la embarazada./Farra: Juerga. Diversión./Balero: Cabeza./Mina: Mujer./Briyos: Anillos de valor. Diamante. Brillante.Gambas: Piernas./Bacán: De buena posición económica./“Tener cancha”: Tener experiencia./Malandra: Hombre de mala vida./Busarda: Estómago./Franelear: Acariciar, besar, tocar. Adular./“Bajar la caña”: Seducir. Poseer./Chupi: Chupar, consumir bebidas alcohólicas./Batifondo: Barullo. Tumulto ruidoso./Yuta: Policía./Bramaje: Hembraje. Conjunto de mujeres./Quilombo: Prostíbulo./Rajar: Huir rapidamente./“Andar calzado”: Portar armas de fuego./Atroden: Al revés (vesre) adentro. Quedar detenido./Cana: Policía.Aceitar: Sobornar/Yegua: Mujer hermosa y de físico exhuberante./Achurar: Matar a cuchillo. Destripar. En general, se usa como matar./Tubo: Teléfono.

3 comentarios:

Deleble dijo...

¡Oye, ha sido divertido!

Y didáctico.

El verbo "franelear" me atrae mucho. Es enérgico, cálido, y pienso usarlo en cuanto pueda.

Pero el significado de "croto" si que no tiene desperdicio, porque al afirmar de alguien que es vago, y con sólo forzar algo el acento, podría decirse: "¡qué es_croto!"; o sea, en estilo castizo: "¡qué cojones (tiene)!".

En serio, aparte de divertido, es un cuento magnífico.




Pero, en fin, no te franeleo más, hasta la próxima.

madamelulu dijo...

Muy muy bueno! Ya me dan ganasde ver el corto interpretado por una mezcla de Catherine Deneuve y Mimi Pons.

El Diablo Des. dijo...

Qué loco esta esto, gracias por el glosario porque la verdad no sabía más de dos.